INTRODUCCIÓN


El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) grava la renta obtenida por el contribuyente durante un periodo que normalmente coincide con el año natural.

Se trata de un impuesto de carácter progresivo, cuyo tipo de gravamen aumenta con la renta fiscal del sujeto pasivo.

Es importante distinguir el concepto de renta del de patrimonio, ya que la renta está constituida por los ingresos (menos gastos deducibles) obtenidos durante un periodo y el patrimonio es el conjunto de bienes y derechos (menos obligaciones de pago) en poder del contribuyente. El patrimonio está gravado por un impuesto diferente al IRPF, que se denomina Impuesto sobre el Patrimonio.

El actual IRPF, sin perjuicio de los regímenes forales, se configura como un Impuesto cedido parcialmente a las CCAA.

El alcance de las competencias normativas de las CCAA ha sido modificado recientemente por el artículo 38 de la Ley 21/2001, de 27 de diciembre, por la que se regulan las medidas fiscales y administrativas del nuevo sistema de financiación de las CCAA.

Artículo 38.

Breve Esquema Resumen del Impuesto
+
+
+
+
Rendimiento Neto del Trabajo Personal de forma dependiente.
Rendimiento Neto del Capital (Mobiliario e Inmobiliario).
Rendimiento Neto de Actividades Empresariales y Profesionales.
Rendimiento Neto procedente de Ganancias y Perdidas Patrimoniales.

-
-
Base Imponible
Mínimo Personal y Familiar.
Otras Deducciones.

x
Base Liquidable
Tipo de Gravamen.

-
Cuota Integra
Deducciones (Entre las que se encuentran las deducciones por vivienda).

-
Cuota Líquida
Retenciones y Pagos a Cuenta.

Cuota Diferencial

CONCEPTOS


Fuentes de renta o ingresos. De acuerdo con lo dsipuesto en la legislación del IRPF, existen cinco fuentes de renta, que son las siguientes:

  • Rendimientos del Trabajo Personal obtenidos de forma dependiente (trabajo por cuenta ajena o asalariado).
  • Rendimientos del Capital (Tanto Mobiliario como Inmobiliario) e Imputaciones de Rentas Inmobiliarias.
  • Rendimientos de Actividades Empresariales y Profesionales.
  • Ganancias y Pérdidas Patrimoniales (Hay que distinguir entre las generadas en menos de dos años y las generadas en más de dos años).
  • Imputaciones de Bases Imponibles positivas de Sociedades en Régimen de Transparencia Fiscal.

Por cada una de estas fuentes de Renta, se determina un Rendimiento Íntegro, al cual, restándole una serie de deducciones (p.e.: en el caso de los rendimientos del trabajo dependiente se deducen los gastos de seguridad social del trabajador) para obtener el Rendimiento Neto, de acuerdo con la normativa reguladora del impuesto.

Base Imponible:

Existen 2 tipos de bases Imponibles:

A.- Parte general de la Base Imponible:
Está formada por la suma de:

  1. Rendimiento Neto Reducido del Trabajo Personal de forma dependiente
  2. Rendimiento Neto del Capital (Tanto Mobiliario como Inmobiliario)
  3. Rendimiento Neto de Actividades Empresariales y Profesionales
  4. Rendimiento Neto de Ganancias/ Perdidas Patrimoniales generadas en menos de 1 año(*)
  • (*) Las Pérdidas patrimoniales generadas en menos de un año, se compensaran con el saldo positivo del resto de fuentes de renta, con el límite del 10% de aquellas. El exceso podrá restarse de la parte general de la Base Imponible de los 4 años siguientes.

B.- Parte Especial de la Base Imponible:
Esta formada por las Ganancias/Perdidas Patrimoniales generadas en más de un año. Si el resultado es positivo, pasa a ser la parte especial de la Base Imponible. Si el resultado fuese negativo, se compensaría con la parte especial de la base imponible de los 4 años siguientes.

Base Liquidable:

Es el resultado de minorar la base imponible aplicando una serie de deducciones. En este caso también hay que diferenciar entre Base Liquidable general y Base Liquidable especial.

Como deducciones a la parte general de la Base Imponible, entre otras, destaca por su importancia y generalidad el mínimo personal ( 550.000) y familiar. La parte especial de la Base Imponible no tiene deducciones.

(*) Desde el 1 de enero de 2003, el MPyF es de 3.400 euros (565.712ptas.)

Tipo de gravamen:

En general, el tipo de gravamen de un impuesto es un porcentaje (fijo o escala) que se aplica sobre la base del impuesto. En el caso del IRPF el tipo de gravamen es una escala la que se aplica a la Base Liquidable General y un tipo fijo a la Base Imponible Especial.

Cuota Integra:

Es el resultado de aplicar a la Base liquidable el tipo de gravamen. Existen dos cuotas integras:

  1. Cuota Integra General: Resultante de aplicar el tipo de gravamen (escala) a la Base Liquidable General. Existen dos tipos de cuota que son:
    1. Cuota Estatal
    2. Cuota Autonómica
  2. Cuota Integra Especial: Es la resultante de aplicar a la Base Liquidable Especial el tipo de gravamen fijo:
    1. Cuota Estatal 15,30%
    2. Cuota Autonómica 2,70%

(*)Desde el 1 de enero de 2003, el tipo de gravamen de la Base Liquidable Especial se ha reducido al 15%.

Cuota Integra Total: Es la suma de la Cuota Integra General y la Cuota Integra Especial.

Cuota Líquida: Es el resultado de aplicar a la cuota integra total una serie de deducciones, entre las cuales se encuentran las deducciones por vivienda. En ningún caso puede ser negativa.

Cuota Diferencial: Es la resultante de aplicar a la cuota líquida las retenciones y pagos a cuenta efectuadas por el contribuyente a lo largo del ejercicio económico.

VIVIENDA HABITUAL


Las deducciones por vivienda se limitan en el IRPF a la vivienda habitual. Es por ello importante delimitar que es lo que se entiende como vivienda habitual en el marco de este impuesto.

Se considera vivienda habitual del contribuyente la que cumpla los siguientes requisitos:

Primero: Que constituya su residencia habitual durante al menos tres años.

No obstante, se entenderá que la vivienda tuvo el carácter de habitual cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, se produzca el fallecimiento del contribuyente o concurran otras circunstancias que necesariamente exijan el cambio de domicilio, tales como celebración de matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, obtención del primer empleo, cambio de empleo, u otras análogas.

Segundo: Que la vivienda sea habitada de manera efectiva y con carácter permanente por el propio contribuyente, en un plazo de doce meses, contados a partir de la fecha de adquisición o terminación de las obras.

No obstante, se entenderá que la vivienda no pierde el carácter de habitual en las siguientes supuestos:

  • Cuando se produzca el fallecimiento del contribuyente o concurran otras circunstancias que necesariamente impidan la ocupación de la vivienda.
  • Cuando el contribuyente disfrute de vivienda habitual por razón de cargo o empleo y la vivienda adquirida no sea objeto de utilización, en cuyo caso el plazo antes indicado comenzará a contarse a partir de la fecha de cese.

Cuando sean de aplicación las excepciones de los apartados anteriores, la deducción por adquisición de vivienda se practicará hasta el momento en que se den las circunstancias que necesariamente exijan el cambio de vivienda o impidan la ocupación de la misma, salvo cuando el contribuyente disfrute de vivienda habitual por razón de cargo o empleo, en cuyo caso podrá seguir practicando deducciones por este concepto mientras se mantenga dicha situación y la vivienda no sea objeto de utilización.

En caso de existir pluralidad de viviendas habituales, se entenderá como habitual aquella en la que el contribuyente resida durante más de 183 días al año.

DEDUCCIONES POR VIVIENDA


Para poder deducir por vivienda, esta debe ser el domicilio habitual y permanente del contribuyente tal y como se ha descrito en el folleto al efecto. Además hay que recordar que estas deducciones se aplican sobre la Cuota Tributaria, no pudiendo resultar la diferencia en ningún caso negativa.

  • EJEMPLO:
    Un contribuyente tiene una cuota íntegra de 600 euros y en concepto de deducciones por vivienda (una vez aplicado el porcentaje correspondiente) le corresponden 800 oeuros. Calcular la Cuota Líquida.

    Solución:
    Cuota Integra 600 euros
    Deducciones -800 euros
    Cuota Líquida 0

Tipos de deducciones:

Las deducciones se pueden practicar por los siguientes conceptos:

  1. Por inversión en Vivienda Habitual
  2. Por Rehabilitación de Vivienda Habitual.
  3. Por Alquiler.
  4. Por Cuenta Vivienda.

Las CCAA han establecido importantes deducciones propias en materia de vivienda que complementan las deducciones anteriormente enumeradas, atendiendo a las circunstancias personales de los contribuyentes (jóvenes, personas con minusvalías o familias numerosas). (Ver ANEXO)


Deducciones por inversión en vivienda habitual

Además de la adquisición de vivienda habitual propiamente dicha, se asimilan a adquisición la construcción o ampliación en los siguientes términos:

  • Ampliación de vivienda, cuando se produzca el aumento de su superficie habitable, mediante cerramiento de parte descubierta o por cualquier otro medio de forma permanente y durante todas las épocas del año.
  • Construcción, cuando el contribuyente satisfaga directamente los gastos derivados de la ejecución de las obras, o entregue cantidades a cuenta al promotor de aquéllas, siempre que finalicen en un plazo no superior a cuatro años desde el inicio de la inversión.

Por el contrario, NO se considera adquisición de vivienda:

  • Los gastos de conservación o reparación, en los siguientes términos:
    • Los efectuados regularmente con la finalidad de mantenerle uso normal de los bienes materiales, como el pintado, revoco o arreglo de instalaciones.
    • Los de sustitución de elemento, como calefacción, ascensor, puertas de seguridad u otros.
  • Las mejoras.
  • La adquisición de plazas de garaje, jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas y, en general, los anexos o cualquier otro elemento que no constituya la vivienda propiamente dicha, siempre que se adquieran independientes de ésta. Se asimilarán a viviendas, a efectos fiscales, las plazas de garaje adquiridas con éstas, con un máximo de dos.( Esto quiere decir se podrá deducir como adquisición de vivienda hasta un máximo de dos plazas de garaje que se adquieran al mismo tiempo. En caso de no adquirirse al mismo tiempo, no serán deducibles).

Base para el cálculo de la deducción.

Es el importe satisfecho por adquisición de vivienda habitual con un límite de 9.015,18 euros (1.500.000 ptas.) por personas y año.

Se incluye en la base de deducción, además del coste de adquisición, los gastos inherentes a la misma pagados por el comprador (I.V.A., T.P.O, notaría, registro, etc) y el coste de la financiación (Intereses, comisiones bancarias, etc.). Cuando la adquisición se realiza con financiación ajena (préstamo) se entiende que las cantidades invertidas son las amortizadas en el periodo (capital + intereses).

Porcentajes de deducción.

Con carácter general, las deducciones serán de un 15% de las cantidades satisfechas en el periodo. Este porcentaje se amplía si para la adquisición de vivienda se utiliza financiación ajena y si se cumplen los siguientes requisitos:

  • Que el importe financiado del valor de adquisición de la vivienda suponga, al menos un 50% del total.
  • Que durante los 3 primeros años no se amorticen cantidades que superen en su conjunto el 40% del importe total solicitado.

(*) A partir de 1.1.2003 la deducción ha quedado desglosada en dos partes, como consecuencia de la modificación de la Ley 21/2001, de 27 de diciembre, por la que se regulan las medidas fiscales y administrativas del nuevo sistema de financiación de las CCAA.

Tramo Estatal:

  • En general la deducción será el 10,05% de las cantidades satisfechas en el periodo.
  • Con financiación ajena durante los 2 años siguientes a la adquisición o rehabilitación: 16,75% sobre los primeros 4.507,59 euros y 10,05% sobre el exceso hasta 9.015,18 euros; después de los 2 años los porcentajes serán de 13,4 %y 10,05% respectivamente

Tramo Autonómico: cada C.A. podrá fijar sus propios porcentajes

No obstante cuando no se hubieran aprobado se aplicaran:

  • Con carácter general: 4,95%.
  • Con financiación ajena: 8,25% sobre los primeros 4.507,59 euros y 4,95% sobre el exceso hasta 9.015,18 euros después los porcentajes serán de 6,6% y 4,95% respectivamente.
  • *Nota: Las Comunidades Autónomas, salvo contadas excepciones (como Cataluña), no han establecido los porcentajes que configuran el tramo autonómico de la deducción por vivienda, de tal forma que la situación es muy similar a lo que existía antes de la ley 21/2001 (15% en general y si se utiliza financiación ajena 25% y 15% los dos primeros años y 20 y 15% el resto de los años que dure la financiación) Para más información ver Anexo sobre deducciones autonómicas en materia de vivienda, IRPF 2003.

    Régimen transitorio de la Ley del 91 (viviendas adquiridas antes de 1998)

    Existe un sistema de compensación para viviendas adquiridas antes de 4 de mayo de 1998, en el caso que la aplicación de la nueva ley del IRPF les sea menos favorable que la anterior Ley. En la antigua ley los intereses se deducían de los rendimientos íntegros del capital mobiliario hasta un máximo de 800.000 (1.200.000 pts en caso de declaración conjunta), pudiendo ser el rendimiento neto por este concepto negativo. El capital deducía de la cuota íntegra (un 15% de las cantidades amortizadas del préstamo con el límite el 30% de la base imponible).

    • Ejemplo:
      Un contribuyente adquirió su vivienda en el año 1995 por valor de 60.101 euros (10 millones ptas) más 6.010 euros (1millón ptas.) de gastos inherentes a la compra. Para la compra de dicha vivienda solicitó un préstamo hipotecario de 48.081 euros (8 millones de ptas). Durante el año 2003 ha pagado 4.327 euros (720.000 pts), de las cuales 2.404 euros eran intereses del préstamo y 1.923 euros en concepto de amortización de principal. El valor catastral(V.C) de dicha vivienda es de 48.081 euros y ha satisfecho en concepto de Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) 210 euros.
      En cuanto a sus fuentes de renta, el contribuyente solo tenía rendimientos del trabajo por un importe bruto anual de 15.025 euros ; cotizaciones a la S.S. 961,62 euros; Pago de cuota sindical 90,15 euros ; Retenciones por IRPF 1.502 euros. El contribuyente es soltero y un tiene ni ascendientes ni descendientes a su cargo.

      Solución:
      Al haberse adquirido la vivienda antes de 4 de Mayo de 1998, el contribuyente se puede beneficiar de deducir por el método que le sea más beneficioso, es decir, deducir acogiéndose a la ley actual o acogiéndose a la anterior ley, aplicando en caso que sea más beneficioso, la compensación pertinente.

      A/Determinación del impuesto sobre la renta (Ley Actual):

      Rendimientos Integros del Trabajo Personal   15.025 euros
      Deducción por Seguridad Social -961,62 euros  
      Deducción por cuenta sindical -90,15 euros  
      Total deducción -1.051,77 euros 
      Rendimientos Neto del Trabajo Personal  13.973,5 euros
      Reducción del Rendimiento Neto -2.400 euros 
      Rendimiento Neto Reducido  11.573,5 euros
      Base Imponible General  11.573,5 euros
      Mínimo personal y familiar -3.400 euros 
      Base Liquidable  8.173,5 euros
      Cuota Integra (Base liquidable * Tipo de gravamen)  1.601,64 euros
      Deducción de la cuota por adquisición de vivienda -865,4 euros 
      Cuota Líquida  736,24 euros
      Retenciones IRPF -1.502 euros. 
      Cuota Diferencial  -765,76 euros

      B/ Declaración de la Renta aplicando la Ley del año 91:

      Rendimientos Integros del Trabajo Personal   15.025 euros
      Deducción por Seguridad Social -961,62 euros  
      Deducción por cuenta sindical -90,15 euros  
      Total deducción -1.051,77 euros 
      Rendimientos Neto del Trabajo Personal  13.973,5 euros
      Rendimiento Integro del Capital Inmobiliario(2% v.catastral) +961,61 euros  
      Deducciones por Impuesto de Bienes Inmuebles -210 euros  
      Deducciones por intereses del préstamo -2.404 euros  
      Rendimiento Neto del Capital Inmobiliario   -1.652,39 euros
      Base Imponible General  9.921,11 euros
      Mínimo personal y familiar (año 2003) -3.400 euros 
      Base Liquidable   6.521,11 euros
      Cuota Integra (Base liquidable * Tipo de gravamen)   1.205 euros
      Deducción de la cuota por adquisición de vivienda -288,45  
      Cuota Líquida   916,55 euros
      Retenciones IRPF -1.502 euros.  
      Cuota Diferencial   -585,45 euros

      Como se puede comprobar, en este caso no interesa acogerse a tal compensación porque es menos favorable.


    Dedución por rehabilitación de vivienda habitual

    Se considera rehabilitación de vivienda las obras en la misma que cumplan cualquiera de los siguientes requisitos:

    • Que hayan sido calificadas o declaradas como actuación protegida en materia de rehabilitación de viviendas en los términos previstos en R.D. 1/2002 de 11 de Enero. (Plan de vivienda 2002/2005).
    • Que tengan por objeto la reconstrucción de la vivienda mediante la consolidación y le tratamiento de las estructuras, fachadas o cubiertas y otras análogas siempre que el coste global de las operaciones de rehabilitación exceda del 25% del precio de adquisición si se hubiese efectuado ésta durante los dos años anteriores al momento de su rehabilitación.

    En cuanto al al R.D. 1/2002, distingue 4 posibilidades de rehabilitación:

    Rehabilitación de Áreas:

    Se entienden como áreas de rehabilitación, las áreas de rehabilitación integrada, así como cualquier otra que, por tratarse de zonas o barrios en proceso de degradación, sean así declaradas por el órgano competente de la Comunidad Autónoma o Ciudades de Ceuta y Melilla, previo acuerdo con el Ayuntamiento afectado.

    En dichas áreas, podrán ser protegidas las operaciones de rehabilitación de edificios y viviendas, incluyendo, si fuera necesario, la ejecución de la urbanización o reurbanización del ámbito considerado, comprendiendo, en su caso, las obras de demolición.

    Las operaciones se ajustarán estrictamente al planeamiento urbanístico vigente, debiendo en todo caso quedar asegurada la diversidad social y de usos y, en particular, el realojamiento de la población residente en los términos establecidos en la legislación vigente.

    Rehabilitación de edificios:

    Actuaciones Protegidas:

    1. Remodelación de un edificio, con o sin viviendas, que tendrá por objeto modificar la superficie útil destinada a viviendas o modificar el número de éstas, sin que ninguna vivienda supere, en caso de ampliación, 120 metros cuadrados de superficie útil. En este caso se incluirá como actuación protegida la adecuación de habitabilidad de las nuevas viviendas.
    2. La adecuación estructural considerando como tal las vobras que proporcionen al edificio condiciones de seguridad constructiva, de forma que quede garantizada su estabilidad, resistencia, firmeza y solidez.
    3. Adecuación funcional, entendiendo como tal la realización de las vobras que proporcionen al edificio condiciones suficientes respecto de accesos, estanqueidad frente a la lluvia y humedad, aislamiento térmico, redes generales de agua, gas electricidad, telefonía, saneamiento, servicios generales y seguridad frente a accidentes y siniestros, así como respecto a otros aspectos incluidos en la correspondiente normativa específica de la Comunidad Autónoma o Ciudades de Ceuta y Melilla. También tienen la consideración de obras de adecuación funcional, la supresión de barreras arquitectónicas.

    Como requisito imprescindible es que el edificio objeto de rehabilitación tenga más de 15 años, excepto cuando se trate supresión de barreras para minusválidos en cuyo caso no se exige antigüedad.

    Rehabilitación de viviendas:

    Se consideran actuaciones protegidas:

    • Las que le proporcionen condiciones mínimas respecto a su superficie útil, distribución interior, instalaciones de agua, electricidad y en su caso de gas, ventilación iluminación natural y aireación, aislamiento térmico y acústico, servicios higiénicos e instalaciones de cocina y otros servicios de carácter general.
    • La realización de obras de adecuación que posibiliten en las viviendas el ahorro de consumo energético o que permitan la adaptación a al normativa vivgente en materia de agua, gas, electricidad, protección contra incendios o saneamiento o aquellas otras que tengan por finalidad la supresión de barreras arquitectónicas.
    • La ampliación del espacio habitable de una vivienda mediante obras, conforme a lo dispuesto en el planeamiento urbanístico, siempre que la superficie útil resultante no exceda de 120 metros cuadrados.

    Como requisito imprescindible es que la vivienda objeto de rehabilitación tenga más de 15 años, excepto cuando se trate supresión de barreras para minusválidos en cuyo caso no se exige antigüedad.

    Rehabilitación Integral de Edificios de una sola Vivienda:

    Cuando se trate un edificio de una sola vivienda, la actuación protegida será la predominante ( Rehabilitación Edificio o Vivienda), según dispongan las C.C.A.A.(Elegir entre exterior o interior)

    Base para el cálculo de la deducción: Está constituida por los mismos conceptos que se han detallado para el caso de adquisición (importes invertidos, gastos asociados y coste de la financiación). Asimismo, la base máxima es de 9.015 euros (1.500.000 ptas.) por declarante y año.

    Porcentajes de deducción: Son los mismos que para adquisición, incluyendo el caso de utilización de financiación ajena.

    Caso particular: rehabilitación de viviendas habituales de personas con minusvalía:

    Podrán aplicar deducciones por inversión en vivienda habitual los contribuyentes que efectúen obras e instalaciones de adecuación por razón de minusvalía en su vivienda habitual.

    Se entiende por obras y equipamientos de adecuación aquellas que impliquen una reforma del interior de la misma, así como la modificación de los elementos comunes del edificio y los que sirvan de paso necesario entre la finca y la vía pública, tales como escaleras, ascensores, pasillos, portales o cualquier otro elemento arquitectónico, o las necesarias para la aplicación de dispositivos electrónicos que sirvan para superar barreras de comunicación sensorial o de promoción de su seguridad.

    Las obras e instalaciones de adecuación deberán ser calificadas como necesarias para la accesibilidad y comunicación sensorial que facilite el desenvolvimiento digno y adecuado de la persona con minusvalía, mediante certificado o resolución del Órgano competente de la C.C.A.A.

    Además es preciso señalar lo siguiente:

    • Darán derecho a deducción las obras e instalaciones de adecuación que deban efectuarse en la vivienda del contribuyente, por razón de minusvalía del propio contribuyente, de su cónyuge, ascendientes o descendientes que convivan con él.
    • La vivienda debe estar ocupada por cualquiera de las personas a que se refiere enumeradas en el número anterior a título de propietario, arrendatario, subarrendatario o usufructuario.

    Base para el cálculo de la deducción:

    La base estará formada por las cantidades invertidas en las obras de adecuación de la vivienda por razones de minusvalía. La cuantía máxima de la base será de 12.020 euros (2.000.000 ptas.) por persona y año. Este límite es independiente del establecido por inversión en vivienda habitual 9.015 euros (1.500.000 ptas.). Esto quiere decir que un mismo contribuyente puede deducirse por los dos conceptos (por inversión en vivienda habitual hasta 9.015 euros y por adecuación por razones de minusvalía hasta 12.020 euros)

    Porcentajes de deducción:

    En caso de no existir financiación ajena, el porcentaje es de un 15%.

    Cuando en la inversión para la adecuación de la vivienda se utilice financiación ajena, los porcentajes de deducción aplicables serán del 25% para el primer millón y del 15% para el segundo durante los dos primeros años, y del 20% para el primer millón y del 20% para el segundo millón durante el resto de años. Para la aplicación de estas deducciones, se deberá cumplir lo siguiente:

    • Que el importe financiado de las obras o instalaciones de adecuación suponga, al menos, un 30% de dicha inversión.
    • Que durante los tres primeros años no se amorticen cantidades que superen en su conjunto el 40% del importe total solicitado.


    Deducciones por alquiler de vivienda habitual:

    La actual Ley reguladora del I.R.P.F., a diferencia de la anterior, no contempla deducciones por alquiler de vivienda habitual. Solamente cabe una posibilidad para deducir por este concepto y es que se tenga un contrato de arrendamiento con fecha anterior a 24 de Abril de 1998 y se mantengan en el ejercicio, cumpliendo además los siguientes requisitos:

    • Que la suma de las partes general y especial de la base imponible, antes de computar el mínimo personal y familiar, no sea superior a 21.035,42 euros (3.500.000 ptas) en tributación individual o 30.050,61 euros (5.000.000 ptas.) en conjunta.
    • Que las cantidades satisfechas en el ejercicio, en concepto de alquiler, excedan del 10% de los rendimientos netos del contribuyente.

    Las deducciones por este concepto son de un 10% de las cantidades entregadas por este concepto con un máximo de 601,01 euros (100.000 ptas.)

    • Ejemplo:
      En el año 2003 un contribuyente tiene su vivienda habitual en régimen de arrendamiento por la cual paga 360,6 euros (60.000 pts) mensuales (4.327,2 euros al año). Dicha vivienda fue arrendada por contrato anterior a 24 de abril de 1998. El contribuyente dispone de unos rendimientos de Trabajo Brutos de 15.025,30 euros (2.500.000 pts.); Cotizaciones a la Seguridad Social 961,62 euros (160.000 pts.): Cuota Sindical 90,15 euros (15.000 pts); Retenciones de IRPF 1.502,53 euros (250.000pts.)

      Solución:
      Al igual que en el anterior caso, la ley actual nos permite aplicar la compensación que establecía la ley del año 91 si esta es más favorable

      A/ Aplicando Ley Actual: <
      Rendimientos Integros del Trabajo Personal   15.025,3 euros
      Deducción por Seguridad Social 961,62 euros 
      Deducción por cuenta sindical 90,15 euros  
      Total deducción 1.051,77 euros  
      Rendimientos Neto del Trabajo Personal  13.973,5 euros
      Reducción del Rendimiento Neto 2.400 euros  
      Rendimiento Neto Reducido   11.573,5 euros
      Base Imponible General   11.573,5 euros
      Mínimo personal y familiar 3.400 euros  
      Base Liquidable   8.173,5 euros
      Cuota Integra (Base liquidable * Tipo de gravamen)  1.601,64 euros
      Deducción de la cuota por adquisición de vivienda 0  
      Cuota Líquida   1.601,64 euros
      Retenciones IRPF 1.502,53 euros  
      Cuota Diferencial   99 euros

      B/ Aplicando Ley año 91.

      Rendimientos Integros del Trabajo Personal   15.025,3 euros
      Deducción por Seguridad Social 961,62 euros  
      Deducción por cuenta sindical 90,15 euros  
      Total deducción 1.051,77 euros 
      Rendimientos Neto del Trabajo Personal  13.973,5 euros
      Reducción del Rendimiento Neto 2.400 euros  
      Rendimiento Neto Reducido   11.573,5 euros
      Base Imponible General  11.573,5 euros
      Mínimo personal y familiar 3.400 euros  
      Base Liquidable  8.173,5 euros
      Cuota Integra (Base liquidable * Tipo de gravamen)  1.601,64 euros
      Deducción de la cuota por adquisición de vivienda (10% 4.327,2 euros) 432,72  
      Cuota Líquida   1.168,92 euros
      Retenciones IRPF 1.502,53 euros  
      Cuota Diferencial  -333,61 euros

      *Nota: Casi todas las Comunidades Autónomas han introducido entre sus deducciones propias para el ejercicio 2003, deducciones por arrendamiento de vivienda, si bien, generalmente son de aplicación exclusiva a jóvenes menores de 35 años que cumplan unos requisitos de rendimientos netos máximos. (Ver ANEXO sobre deducciones autonómicas en materia de vivienda para el 2003)


    Deducciones por cuenta vivienda:

    ¿Qué es la cuenta vivienda?

    Es una cuenta separada de cualquier tipo de imposición, siempre que el saldo de la misma se destine exclusivamente a la primera adquisición o rehabilitación de vivienda habitual del contribuyente. La función que tienen estas cuentas es adelantar las deducciones fiscales y primar el ahorro destinado a este fin.

    También puede utilizarse cualquier depósito en una entidad de crédito, aunque no tenga la denominación de cuenta vivienda, siempre que se cumplan los requisitos reglamentarios y aunque en el contrato no figure su destino a la adquisición o rehabilitación de la vivienda

    No se considera asimilado a cuenta vivienda a efectos de practicar las deducciones fiscales la denominada cuenta -fondo ahorro vivienda en la que las sumas impuestas se invierte a nombre del cliente en fondos de inversión, por no cumplir la finalidad de los saldos.

    Titularidad

    La titularidad de la cuenta vivienda puede ser individual o compartida. En este último caso, las cantidades depositadas en la misma se entienden pertenecientes al 50% salvo que se pueda acreditar por cualquier medio existente en derecho la existencia de un porcentaje distinto de cotitularidad o la existencia de alguna limitación que impida la disposición de los fondos por el otro cotitular.

    Cuando los cotitulares sean los cónyuges y el régimen económico de gananciales, las cantidades depositadas corresponden al 50% a cada cónyuge, a efectos de imputación en la correspondiente declaración individual. Si el régimen económico es de separación de bienes, cada uno deducirá por las cantidades efectivamente depositadas en la cuenta vivienda.

    Plazo

    Las cuentas vivienda tienen con carácter general y en la actualidad, una duración máxima de 4 años. Puede ser de 5 años en el caso de las cuentas vivienda abiertas con anterioridad a 1/1/1999.El plazo máximo de cuatro años es de imposible ampliación, por lo que al cumplirse éste, es preciso haber materializado el saldo total de la cuenta en inversión en la primera vivienda habitual. En caso contrario se han de devolver las cantidades deducidas en los años anteriores por este concepto, incrementadas con los correspondientes intereses de demora.

    La cuenta vivienda puede permanecer abierta cuando se firme un contrato privado de compraventa, y hasta que se firme la escritura pública, momento en que a efectos legales se produce la adquisición y ha de cancelarse la cuenta vivienda.

    Se consideran materializados los saldos de la cuenta vivienda en el plazo obligatorio si se aportan dentro de dicho plazo a la promotora de la vivienda, aunque todavía no se haya firmado la escritura de compraventa.

    Deducciones :

    Las cantidades depositadas en una cuenta vivienda deducen siempre al 15% con el límite de 9.015,18 euros (1.500.000 ptas.) por declarante y año.

    Requisitos:

    • No se puede disponer de las cantidades depositadas para fines distintos de la primera adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual. En caso de disposición parcial, las cantidades dispuestas son las primeras depositadas
    • No se puede superar en ningún caso el plazo de 4 años.
    • La primera adquisición o rehabilitación de vivienda habitual debe cumplir las condiciones que determinan derecho a deducción por dicho concepto , condiciones hechas referencia al tratar el tema de deducciones por inversión o rehabilitación.

    Otras precisiones de interés:

    • Es compatible aportar cantidades a la cuenta vivienda mientras se están realizando aportaciones al promotor, con el objeto de completar el máximo de 9.015,18 euros (1.500.000 ptas.) entre los dos conceptos.
    • En el caso de disposición parcial del saldo de la cuenta vivienda en concepto de señal para la compra de vivienda, si el vendedor renuncia a la venta devolviendo las cantidades percibidas por dicho concepto al comprador, quien a su vez las reintegra a la cuenta vivienda, no se pierde el derecho a deducción siempre que el saldo total se destine a la primera adquisición o rehabilitación de vivienda habitual. Para no perder este derecho, es importante que todo ello se haga dentro del plazo de 4 años (5 en el caso de cuentas vivienda abiertas antes de 1/1/1999).
    • No cabe la deducción por las cantidades depositadas en una cuenta vivienda en el supuesto de adjudicación de vivienda en régimen de alquiler con opción de compra consistente en pagar una entrada durante la construcción y una renta de alquiler a partir del momento de la entrega de llaves, durante un determinado número de años , pudiendo ejercitar la opción de compra a continuación.
    • En el caso de compra de un solar para la posterior construcción de la vivienda habitual, cabe la posibilidad de abrir una cuenta vivienda para adquirir el solar durante un plazo máximo de 4 años. Una vez adquirido el solar, el plazo para la construcción de la vivienda es asimismo de cuatro años.

    • Ejemplo:
      Una persona abrió una cuenta vivienda con fecha 31/12/1995. El 20/12/2000 disponía de un saldo total de 18.030 euros (3.000.000 ptas.) cantidad que entrega en concepto de señal a un promotor inmobiliario, el cual condiciona la venta a la obtención de la perceptiva licencia de obras. En el caso de no obtenerla, devolvería los 18.030 euros más un 5% en concepto de indemnización por daños y perjuicios. Con posterioridad, en el año 2001, el promotor no obtiene licencia de obras y devuelve los 18.030 euros más el 5% contemplado en el contrato.

      Solución:
      Al producirse la devolución del dinero fuera de plazo (ya han pasado más de 5 años desde la apertura de la cuenta vivienda) se perdería el derecho a deducción y el contribuyente se vería obligado a devolver las cantidades que ya haya deducido incrementadas en los intereses legales del dinero.

      En lo que respecta a la indemnización, esta tributaría como incremento de patrimonio regular.

    continuación...

subir atrás       adelante
© Fundación de Derechos Civiles.
 envíanos un e-mail